jueves, 22 de junio de 2017

Quebrantahuesos 2017

Un año más Sabiñánigo nos esperaba, esta vez con mucho calor, para afrontar el desafío personal de rebajar esa barrera de las 6h y media que el año anterior se nos había resistido en aquel famoso día en el que el frío y la lluvia hizo acto de presencia.
En esta ocasión, si todo transcurría sin percances, sabía que podría conseguirlo porque entre otras cosas mi preparación ha sido mejor, y mi nivel ha aumentado significativamente. Este año (como sabéis los que a menudo leéis mi blog) he acabado todas las carreras máster o máster/élite en las que he participado, y en algunas de ellas he conseguido entrar bastante delante lo que me daba cierta confianza. Además mis números en cuanto a potencia han aumentado respecto al año anterior.

El despertador suena a las 5:10 a.m. en un bonito hotel en Canfranc Estación, donde mi compañero Néstor y yo nos alojabamos. Al hacer la salida al igual que el año pasado, desde el cajón naranja, tampoco madrugamos en exceso, aunque esta vez calculamos algo peor el tiempo y llegamos al cajón a falta de tan sólo 10' para la salida con lo que me coloqué al final del mismo. Tocó remontar ya de salida intentando no arriesgar mucho para evitar caídas, pero gastando algún vatio de más... Es una parte de bastante tensión con pelotones gigantes volando hacia Jaca, donde todos quieren rodar delante y eso produce peligro.
Por suerte el tímido viento pegaba de cara y los gallos no querían gastar de más, con lo que justo a pié de Somport contactaba con el pelotón de cabeza. Ya cerca de coronar, el fuerte ritmo empezaba a sacarme de punto y tuve que levantar el pié pero sin ceder mucho tiempo confiando en volver a contactar en la bajada. Descenso rapidísimo y de nuevo reagrupamiento del pelotón de cabeza, un pelotón enorme de más de 500 ciclistas a pié de Marie Blanque.
Aquí como siempre cada uno sube a su ritmo y es donde definitivamente se rompe la carrera con los últimos 4km al 11% de media. Yo de nuevo puse un ritmo constante y bastante fuerte pero sin hacer exhibiciones para no castigar las piernas más de lo necesario. Un puerto que es una lotería, en el que las diferencias (al menos en mi opinión) las marca más el grupo con el que te encuentres en la bajada y llano hasta el pié del Portalet que la subida en si. Y es que de subir a tope a subir regulando quizás la diferencia no sea de mucho más de 1 minuto. Pero si te encuentras solo o con poca gente en el llano posterior puedes ceder tranquilamente más de 5 minutos. En mi caso hice la bajada sólo pero logré contactar con un grupo que iba por delante y hicimos dicho tramo a un buen ritmo.

Descenso del Marie Blanque a tope para contactar con el grupo.

Ya en las primeras rampas de Portalet (29km de puerto por delante) me encontraba muy muy bien, lo que psicológicamente me dio alas. A pesar de ello no quise irme en solitario de primeras ya que el ritmo de subida de los 4-5 más fuertes del grupo era ya muy bueno y juntos manteníamos buena velocidad sin gastar tanto en esta primera mitad de este eterno coloso.
Para la mayoría de los mortales, la diferencia entre hacer la QH hasta este punto a tope y sin controlar la intensidad, o bien hacerlo fuerte pero con control, te permite marcar la diferencia en el sitio donde en mi opinión se gana o se pierde la mayor diferencia de tiempo en toda la Quebrantahuesos: la 2ª mitad del Portalet.
Son 10 km al 6% de pendiente media muy constantes. Nada que asuste... pero si contamos que en las piernas llevas ya 140km, 2 puertos (uno de ellos Marie Blanque) y los primeros 19km de este... pues puedes pasar un infierno y perder una minutada como llegues sin munición.
Llegados a este punto, a partir de la presa de Artouste me fui solo, subiendo con todo lo que me quedaba y ¡¡como disfruté!! pasando y pasando gente que venía de delante y de muy delante, también tuve algún momento jodido, pero... ¿y quien no en casi 1h y media subiendo al límite? agaché la cabeza y para arriba.
Coronando Portalet con 4h53' ya imaginaba que el tiempo final iba a ser bueno, así que descenso a tope hasta el puerto de Hoz. Algún amago de calambre empezaba a aparecer pero no me impidió subir muy fuerte estos 2km que se hacen duros de verdad a estas alturas.
Descenso peligroso y salida a la nacional donde volví a sentir algún calambre, por suerte no fue a más y tocaba vaciarse hasta la meta. Pronto juntamos un grupo majo de unos 20 corredores en el que al principio pasábamos casi todos al relevo, pero la gente debía ir justa porque según nos acercábamos a meta íbamos relevando menos y menos hasta que la colaboración empezó a ser nula y tan sólo eramos 3 los que tirábamos del carro.

Realmente me vacié en los relevos hasta meta.

Bajamos bastante el ritmo pero por suerte estábamos ya cerca de la última dificultad montañosa de tan sólo 1km (Cartirana), y era coronar, bajada y prácticamente la meta donde paré el crono en 6h 08' acabando realmente muerto pero contento, en el puesto 159º de la general, de los 9500 corredores que habíamos tomado la salida.
Hay mucho esfuerzo, mucho sacrificio y días de pasar penurias detrás de estas 6 horas y 8 minutos, nadie regala nada, pero sin duda creo que merece la pena cuando disfrutas y ves los resultados.

Llegada a meta totalmente muerto. Pero satisfecho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario