miércoles, 22 de marzo de 2017

Boadilla del Camino + Herrera de Pisuerga

XVI Trofeo Boadilla:

El domingo 12 de marzo tuvo lugar el XVI Trofeo Ayto. Boadilla del Camino, allí debuté en este 2017 tras haberme recuperado de la lesión bastante antes de lo esperado. Después de estar unas semanas de puesta a punto hasta volver a pillar el ritmo, me decidí a correr y el resultado fue bastante positivo.
La carrera constaba de al rededor de 100km con dos altos de montaña puntuables, páramos, agua, granizo y mucho viento.
El mayor error fue la colocación dentro del pelotón, pues la mayoría de la carrera rodé a cola, sabiendo el riesgo que existe de quedarte cortado más aún con viento lateral y con los famosos abanicos.
De piernas iba bien pero después de salvar un par de situaciones donde ya hubo mucha gente que perdió contacto, a la tercera fue la vencida y hacia el km60 un nuevo corte me pilló en la parte trasera e hizo que llegase a meta en un segundo pelotón a unos 6' del ganador.
Teniendo en cuenta que era la primera toma de contacto del año con la competición, las conclusiones fueron buenas, pero hay que seguir aprendiendo de los errores y estar más atento en carrera.

Llegando a meta tras el chaparrón.

I Trofeo Máster Herrera de Pisuerga:

7 días después (19 marzo), repetíamos por tierras palentinas nuevamente con 100km de recorrido y dos dificultades montañosas además de numerosos repechos.
Viendo que mis sensaciones el domingo pasado habían sido positivas, decidí estar más atento y buscar algún corte.
Sobre el KM 35, viendo que los ataques eran contínuos, hice un par de arrancadas intentando buscar fortuna pero la carrera iba rapidísima y el pelotón engullía todo intento de fuga.
Justo en el único momento que me dejé caer a cola para recuperar de las escaramuzas, llegó un giro a derechas con paso estrecho por un puente, en el que tuve que echar pié a tierra ante el embotellamiento... Seguidamente la carretera estrecha, "botona" y "serpenteante" empezaba a picar hacia arriba y todo ello provocó que el pelotón se estirase y se formase un tremendo látigo, el cual me comí de lleno totalmente a cola de grupo.
La gente empezó a cortarse y tuve que hacer un tremendo esfuerzo para remontar y no quedarme fuera de carrera.
Justo cuando estaba culminando dicha cabalgada, arrancaba la primera dificultad montañosa y del tirón sin quitar ni el plato grande, eché el resto para coronar con la cabeza de carrera.
Estas dos "bolas de partido" salvadas me dieron un plus de confianza, y aunque un parón posterior provocó que por detrás entrase gente que había perdido contacto en la subida, no quedábamos más de 60 corredores con una escapada de 8 ciclistas a escasos segundos...
Mientras tanto salíamos de nuevo a la nacional y a unos 10km de meta, llegaron varios toboganes donde veíamos de cerca a la fuga. Parecía que la cosa estaría en un sprint masivo por las peligrosas calles de Herrera. Sin embargo sin especular ni un segundo decidí a arrancar por la izquierda buscando sorprender... Pero...¿sorprender a quién? era un imposible, la carretera ancha y en perfecto estado hizo que pronto me pillasen rueda arrastrando a más corredores... por un momento abrimos un pequeño hueco pero la gente muy nerviosa seguía arrancando sin descanso desde atrás y neutralizaron la intentona.
Finalmente la escapada de la jornada (ya reducida a tan sólo 3 integrantes) sería neutralizada pero justo después de cruzar la línea de meta. Puesto que Casabal (Norinver) vencía con el pelotón literalmente encima.
Personalmente ya bastante al límite me dejé llevar en el pelotón y no quise ni pude entrar al sprint ni en ninguna disputa más, pero llegué a meta muy contento por haberme vaciado y por cómo me encontré durante toda la carrera.

Llegada al sprint en las calles de Herrera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario