lunes, 22 de febrero de 2016

II Challenge de Tarazona

¡Otra más! El fin de semana se disputó en la ciudad de Tarazona esta bonita carrera con dos etapas y 150 corredores de todas las categoróas (Élite, sub23, y Máster) donde me encontré muy bien en cómputo general, y de donde me llevo para el zurrón una nueva experiencia. Y es que nunca había experimentado lo de meterse en un sprint llegando con los mejores. Ayer tuvo lugar.

-Trofeo Cipotegato (Etapa 1):

El sábado la etapa era prácticamente plana, salvo algún repecho suelto y la zona de meta que tradicionalmente se sitúa en subida. Se trataba de dar 5 vueltas a un recorrido de 15km, para hacer un total de 75km. Los cuales se completaron a una velocidad media de casi 44km/h. ¡De vértigo!
Al arrancar no me encontraba todo lo cómodo que hubiese esperado, y anduve por la parte trasera del pelotón durante las dos primeras vueltas, hasta que me decidí a asomar por la cabeza para probar y arrancar a ver si sonaba la flauta y enganchaba la escapada. Pero el pelotón rodaba rapidísimo y era muy difícil abrir hueco. En lo que bajé de nuevo a cola de grupo para recuperar se hizo la escapada buena de la jornada (la cual llegó con éxito a meta) con muchos de los hombres fuertes.
Chapó por mis compañeros que no pararon de intentarlo una vez tras otra, sobre todo Jesulón que se dejó la piel intentando buscar la fuga.
Yo probé una vez más aprovechando un ataque de Alberto del Máster Da Louriña, para intentar acercarnos a los fugados pero era complicado... Así que tocaba salvar el día y guardar para la etapa del domingo.
Entré en meta en mitad del pelotón, en la posición 55º.

-Trofeo Ciudad de Tarazona (Etapa 2): 

Con las piernas aún algo cargadas del día anterior, arrancaba a las 10:30 de la mañana la "etapa reina" de la Challenge con dos pasos por el alto de montaña de Lanzas Agudas y 86km de distancia para decidir la prueba.
De inicio bastante respeto, y salvo Ángel Vazquez (a la postre ganador de la etapa) que se marchó escapado no sé muy bien si con uno o dos corredores más, la gente quiso esperar hasta el primer paso por el puerto para empezar las hostilidades. Allí arrancó mucha gente, pero nadie lograba abrir hueco. Yo pasé un momento crítico ya que inicié el puerto "un pelín" atrás en el pelotón y tuve que forzar la maquinaria sorteando corredores que cedían para no quedarme cortado.
Algo que se me quedó grabado fué el tremendo látigo que se producía una vez coronado el puerto en una zona de curvas. Con lo cual, una vez salvada la situación, automáticamente me coloqué en posiciones mucho más delanteras para no volver a meter la pata en el segundo paso por el alto.
Al empezar la última subida, el amigo Germán (ganador de la general final) salió a un ataque de Zeberio y junto con otros 3 corredores se fueron por delante en busca de Vázquez. 
Por mi parte con sufrimiento para aguantar el ritmo de los mejores en la subida, cediendo unos metros, pero junto con mi compañero Diego conectando rápido. Nada más contactar con el grupo, progresé todo lo que pude recordando el terreno de tanto serpenteo que venía a continuación.
El pelotón avanzaba desatado en busca de los fugados y todos de uno en uno literalmente, mucha gente reventaba y se abría de la fila. Fué aquí donde pasé el momento más agónico pedaleando con todo, de pié encima de la bici, adelantando "cadáveres" para seguir progresando y no cortarme. Hasta que por fin con una curva a derechas, el tímido viento se ponía de cara y servía para frenar un poco ese ritmo endiablado y así poder respirar a rebufo de los 40 corredores que habíamos sobrevivido. Entre ellos rápidamente veo a Néstor siempre atento y bien colocado (que envidia sana). Poco a poco recupero las piernas y en el descenso me veo con ganas, la escapada rueda con escasos segundos de ventaja, y se que los puestos de la general van a estar apretados y tan solo diferenciados por el orden de llegada.
Empiezo a recuperar posiciones en la bajada, para intentar  luchar el sprint. Consigo remontar bastante y entrando en Tarazona estoy bien colocado. Lástima la curva a izquierdas al entrar en la plaza de la Catedral, donde me cierran y tengo que frenar mucho perdiendo todas las opciones. Finalmente la escapada llega con 13 segundos de ventaja y yo sólo puedo lograr el puesto el 27º en la etapa quedando el 23º en la clasificación general final a 38 seg. del ganador, pero con el mismo tiempo que el 12º clasificado. De ahí la importancia del mencionado sprint.
Resumiendo y para ser sincero, muy contento con mi rendimiento, pues el año pasado sufría para simplemente acabar alguna carrera, por lo que no me imaginaba ni en sueños disputando una llegada con gente como el actual campeón de España.


Clasificación general final.

Desde aquí dar las gracias a los patrocinadores (Pintxotatoo, Makeover, Asador El Muro y Fisioterapia AZ), que varios de ellos vinieron a vernos en la etapa del sábado, a mis compañeros y a sus familiares por ser tan buena gente. Una pena no haber rematado una mejor clasificación general para Rioja Máster.

Seguiremos peleando.

Paso por meta en una de las vueltas (etapa del sábado).




No hay comentarios:

Publicar un comentario