domingo, 15 de junio de 2014

Clásica Lagos de Covadonga 2014

Bonito lugar y bonita cita, en la que tenía una nueva oportunidad para comprobar mi estado de forma en la recta final de la 1ª parte de esta temporada, tan novedosa para mi.
La exigencia era máxima ya que si bien llevo desde febrero en competiciones diversas, no había participado con dorsal en ninguna prueba de tanta entidad como Lagos de Covadonga.
El resultado... ¡tremendo! He conseguido la posición 203 de 4000 participantes, bajando mi mejor registro en la Clásica en más de 1h. De sacar una media de 23km/h a sacar 29,3 km/h... Para que os hagáis una idea comparamos:


En cuanto al desarrollo de la carrera, la salida la efectué bastante delante, pero pasé mucho miedo en los primeros kilómetros ya que me costaba muchísimo mantener la posición, la gente que había salido más atrás venía loca por remontar y te metían el manillar por todos los rincones posibles, varios enganchones y alguna caída hicieron que me dejase caer un poquito, ya que he de reconocer que me falta mucho que aprender para desenvolverme en estas situaciones.
Con una media de 41,5 km/h en los primeros 55km. nos plantamos en el pié del primer puerto (La Tornería), puerto corto pero muy duro, el cual subí con grandes sensaciones, adelantando a mucha gente. Descenso complicado y sin arriesgar para empezar el segundo puerto de la jornada (La Rebollada), más tendido y que se sube bastante bien. A partir de aquí la carrera termina de romperse y a mí me tocó remar un poco contracorriente en este tramo hasta pié de Lagos, ya que formábamos un grupo de unos 20 corredores, en el que pocos querían pasar al relevo. Tan sólo entre 4 o 5 tuvimos que repartirnos la tarea de "tirar". Fuerzas extras que gastas y tiempo que pierdes ya que con tan poca gente pasando, el ritmo decaía por momentos y todos querían guardar para los temidos Lagos.
De la subida final que decir... pues que cada uno sube como puede, son 13 Km prácticamente al 9% de media (una barbaridad) que únicamente arriba con dos leves descansos hacen que puedas respirar.
Yo particularmente me marqué un ritmo constante sin exhibiciones, para no llegar desfondado a la famosa "Huesera" que es un tramo de 1,5Km al 13-15% constante que se hace eterno. Y a partir de ahí dar todo lo que me quedaba (que ya no era mucho) hasta meta.
Finalizando la ascensión alcancé a Jesulón del Frutas Ederra, al que tuve oportunidad de conocer en persona y que me sirvió de motivación para mantener el esfuerzo, ya que terminar Lagos junto a un corredor tan bueno como el siempre te da ese punto extra.
Esperemos ahora que las sensaciones acompañen de cara al próximo fin de semana en la Treparriscos.

Terminando otro de los tramos duros  "El Mirador de la Reina"

No hay comentarios:

Publicar un comentario